Entrevista a la Ganadora del Primer Premio Fin de Master

Valeria Noemi Pirchi, ganadora del Primer Premio Fin de Master de Fundación Odón de Buen en colaboración con la Universidad de Zaragoza.

Proyecto Fin de Master con el título: “DINÁMICA FLUVIAL Y ESTADO HIDROGEOMORFOLÓGICO DEL CURSO BAJO DEL RÍO GÁLLEGO (de Zuera a Zaragoza): DIAGNÓSTICO PARA SU RESTAURACIÓN

Valeria, ¿Qué sentiste al enterarte de que tu trabajo había sido elegido como uno de los ganadores de la primera edición de los premios derivados del Convenio suscrito entre la Fundación Odón de Buen y Universidad de Zaragoza?

Estar entre los premiados es un gran honor, y que el premio haya llegado en esta etapa de mi vida en la que hace un año y medio emigré a España desde Bahía Blanca, en Argentina, con la esperanza de continuar mi camino en la ciencia geográfica en búsqueda de nuevos desafíos profesionales, me ha llenado de orgullo.

El recibimiento por parte del Sr. Presidente de la Fundación Odón de Buen y Alcalde de Zuera y del Sr. Director de la Fundación Odón de Buen fue muy cordial y me siento muy honrada por esta oportunidad concedida.

Soy una apasionada de los ríos, discípula de las enseñanzas del científico fluvial naturalista Alfredo Ollero, de gran trayectoria en España, y mi interés se centra en conservar y mejorar el funcionamiento natural del río como patrimonio de gran valor para las generaciones futuras.

Espero que mi TFM sea un aporte enriquecedor para el territorio natal de Odón de Buen.

En tu TFM (Trabajo Fin de Máster) nos explicas qué es lo que te motiva a realizarlo y basas el interés hidromorfológico del curso bajo del Gállego en cuatro razones fundamentales. Háblanos de ellas.

Mi interés se centra en conservar y mejorar el funcionamiento natural del río y concienciar de que el río es patrimonio natural, que tiene heterogeneidad geomorfológica que debemos preservar para generaciones futuras.

El Gállego es un río de gran interés científico de gran valor natural, un ejemplo excelente representativo de los ríos de piedemonte de la Península Ibérica, que cuenta con una dinámica natural que haidosiendo alterada por presiones humanas.

El tramo que va a ser estudiado tiene unos 12km desde el azud de Candevania-Camarena en Ontinar del Salz, hasta el puente de ferrocarril que se ubica aguas debajo de Zuera. Este tramo fluvial será subdividido en dos tramos para estudiar su evolución, observando con mayor detalle su dinámica fluvial activa con la finalidad de valorar su estado ecológico.

Todo el curso de bajo Gállego es interesante, pero este tramo en concreto presenta caracteres relevantes que lo convierten en representativo de todo el bajo Gállego y, por tanto, clave para conocer su funcionamiento.

¿Cómo valoras la acción humana en la dinámica geomorfológica del río Gállego?

Sabemos que las acciones humanas pueden ser positivas o negativas para el río, dependiendo del impacto considerado y esto lo sabré una vez que aplique los indicadores de resiliencia hidrogeomorfológica y, con ello, diagnostique la salud del río o, mejor dicho, el estado ecológico en que se encuentra el río Gállego en el tramo del análisis y cómo ha evolucionado dicho estado en las últimas décadas. A priori parece que el Gállego está respondiendo a su exceso de regulación y de alteración hidrológica por causas humanas mediante un proceso de simplificación, de encajamiento y de desarrollo vegetal, lo cual voy a tratar de medir y analizar para comprobar si sigue en progresión o se va estabilizando.

Hablas de procesos acelerados de incisión en el río Gállego ¿Qué significa? Y ¿cómo afecta a la salud del río?

El río presenta intensa incisión en el sector del tramo ubicado aguas abajo del azud de Urán, ya en el término de Zaragoza, marcando unos valores récord en la península, ya estudiados. Aguas abajo del azud de Candevania, en Ontinar del Salz, también observamos incisión, pero en menor medida. La incisión es un proceso geomorfológico que consiste en la erosión vertical del lecho activo, que conlleva a su profundización. Este problema ambiental puede tener repercusiones tendentes a disminuir la heterogeneidad geomorfológica y desconectar las zonas activas con el corredor verde.

Son hipótesis que debo investigar, observando qué factores intervienen en el proceso y diferencian sus valores en el tramo de Zuera respecto del tramo de Undrán-Montañana.

¿Consideras necesaria una mayor inversión en el área científica para la mejora de la salud de nuestros ríos y océanos? ¿Qué influencia ha tenido Odón de Buen en tu TFM?

Por supuesto, es necesaria mucha mayor inversión en ciencia, a todos los niveles, pero muy especialmente en los ríos, porque son las venas del territorio y son sistemas naturales clave ante el cambio climático. Lo mismo se podría aplicar a los océanos.

Odón de Buen constituye una fuente de inspiración y motivación para mi trabajo, como librepensador y científico del medio natural, fue capaz de comprender y de explicar el funcionamiento de los sistemas naturales, imponiéndose a los fuertes prejuicios de su época. En nuestro tiempo actual, Odón de Buen habría sido, sin duda, un científico muy activo en el estudio de la emergencia climática y en la búsqueda de soluciones de adaptación, estoy segura de ello.

El objetivo general de tu TFM es el establecimiento de un diagnóstico hidrogeomorfológico del bajo Gállego. ¿Encuentras alguna similitud o te has apoyado en algunos estudios que Odón de Buen realizó?

Odón de Buen no era geógrafo pero contribuyó enormemente a ampliar el conocimiento geográfico del planeta y de muchos de los procesos de su dinámica, que ahora llamamos ambiental. Su curiosidad, su rigor científico, sus técnicas de observación y de trabajo de campo son ejemplo y modelo de lo que una científica naturalista como yo, puede intentar realizar. Observar el Gállego, medir procesos, evaluar su estado y buscar soluciones a sus problemas, se inspira, en suma, en el trabajo y el método científico y, Odón de Buen, es un ejemplo excelente e inspirador.

Últimas noticias:

Menú